¡El Barça continúa robando en la Liga con total descaro!

Un día más en la oficina. Para el Barcelona en general, y para Piqué en particular, jugar con la ayuda del árbitro de turno se ha convertido en un clásico que nunca pasa de moda. El último ejemplo, este sábado ante el Valencia.

Con una cartulina amarilla, fruto de una falta clara sobre Santi Mina, Piqué tocó la pelota con la mano cuando Guedes se disponía a entrar en el área de los culés. El partido marchaba 1-0 y se produjo justo antes del descanso, es decir, que habría podido cambiar el signo del partido si el Barcelona se hubiera quedado con 10 jugadores.

Ni siquiera con la Liga ya ganada el arbitraje español se corta un pelo. Las ayudas de cada partido siguen siendo para el Barcelona. Lástima para ellos que en Roma no se les apareció ni la virgen ni el árbitro salvador de turno. Cuando eso no sucede pasa lo que pasa, que te echan de Europa con un ridículo histórico.

Eso sí, la culerada puede estar contenta porque se quitan de encima un récord de más de dos años sin que les señalen un penalti en contra en la Liga. Se lo pitan ahora, que no vale para nada. No saben nada ¡Esto es vergonzoso!