El jugador del Real Madrid qué ya es seguro que se va

Saldrá en busca de los minutos que no le concede Zidane. Le quiere la Real y podría entrar en la operación Odriozola. El Eintracht también está interesado.

Cuando termine la temporada, Marcos Llorente tendrá que evaluar cuál será el siguiente paso de su carrera. Y no será en el Madrid. El mediocentro ha asumido su papel totalmente secundario en los planes de Zidane y no quiere repetir la temporada que viene. Propuestas no le faltan con dos clubes bien situados: la Real Sociedad y el Eintracht alemán.

El hijo de Paco Llorente, nieto de Grosso y sobrino-nieto de Gento volvió a Chamartín hace apenas siete meses con la intención de ser algo más que el recambio de Casemiro. Le avalaba su gran año de estreno en Primera con el Alavés. No ha sido suficiente y se ha visto relegado, como Ceballos, a ver los partidos casi permanentemente desde la grada. Zidane sólo le ha concedido 942 minutos este curso, muchos de ellos en el fiasco en la Copa del Rey; en Liga y Champions, apenas 182 minutos en lo que llevamos de 2018. Cifras insuficientes para el mediocentro, que sólo tiene 23 años.

Así las cosas, Marcos Llorente explorará lo que le ofrece el mercado aunque la Real Sociedad es el club mejor posicionado para ficharle. El interés madridista en el txuri-urdin Odriozola y el buen rendimiento de otro Llorente también madridista, Diego, en Anoeta, han jugado un peso importante. Pero las turbulencias en el club de la Bella Easo, con la salida casi atropellada de Loren (ya exdirector deportivo) y Eusebio, podría replantear la situación.

La alternativa alemana

Al Eintracht, por su parte, le encantaría tenerlo. Más si el Madrid, como baraja, recupera a Omar Mascarell con idea de revenderlo. La excelente relación entre Fredi Bobic, el máximo responsable en fichajes del club teutón, y José Ángel Sánchez, es la baza que jugarían en Frankfurt. También la buena experiencia allí del propio Mascarell y de Jesús Vallejo. Ya lo intentaron con Mariano, pero el hispano-dominicano eligió el Olympique de Lyon.

Dos contendientes, la Real y el Eintracht, que han visto como uno de los que quería meterse en la puja, el Málaga, se viene abajo por su situación crítica. Bajar a Segunda les dejaría fuera.

Mientras se consumen los últimos dos meses y medio de temporada, Marcos Llorente no ha bajado la guardia. Cada semana, quizá para demostrarle al mundo que su auto exigencia no se reduce pese a no jugar, sube videos a sus redes sociales entrenando en su casa casi como un poseso. El estado físico del ‘Lechuguita’, como se le conoce cariñosamente en la casa blanca, es impecable. Y su intención es demostrarlo en la 2018-19.