Tres cracks del Madrid se venderían para abrirle un hueco a Neymar

El Real Madrid ya está avisado sobre el precio de Neymar: 400 millones. Pero, lejos de espantarse, la cúpula madridista está pensando en varias opciones para alcanzar este monto estratosférico y traer a Neymar de vuelta a La Liga. Y una de ellas es poner jugadores en el mercado que no han tenido rendimiento regular en el equipo.

Neymar controla el balón en un partido de Champions.

A nadie le debe quedar la más mínima duda de que Francisco Alarcón es un crack Pero, a día de hoy, su nivel está muy por debajo de lo que tiene para dar. Si en noviembre era un jugador imprescindible para el equipo, ahora cada vez que Zidane lo usa, decepciona. El malagueño apenas participa en las jugadas de ataque y no tiene esa clarividencia en el pase que el año pasado poseía. Y como parte de la zona noble del Bernabéu creen que el jugador se ha quedado en un limbo futbolístico, quieren venderlo. La transacción rondaría los 120 millones de euros.

Isco saludando al Bernabéu.

Parece que Gareth Bale va por el mismo camino. El galés tiene unas magníficas condiciones para triunfar en el Madrid pero jamás salió de su cascarón. Aparte, también ha sido alcanzado y rebasado por la proyección de Maro Asensio y Lucas Vázquez. En Inglaterra tiene un gran cartel y parece que su destino será el Manchester United. Entre 150 y 200 millones sería la operación.

 

Bale corriendo en el Santiago Bernabéu.

Karim Benzema sería el último de los sacrificados. Se espera más del 9 del Madrid: un jugador que tenga un mayor repertorio de finalización de gol. Por ejemplo, durante el PSG – Madrid, parte de la cúpula madridista echo de menos la frialdad del francés; que bien pudo haber picado el balón por encima de Aureola. Entre 80 y 90 millones de euros dejaría en las arcas.

Benzema en el suelo luego de haber fallado en boca de gol.

Si el Madrid cristaliza las tres ventas: Isco, Bale y Benzema es muy probable que enfilen todas sus energías para traer a Neymar Jr. El brasileño está harto de Francia, y está loco por regresar a una instancia deportiva altamente competitiva como lo es La Liga.